jueves, 3 de abril de 2014

Casas de cartas

Mientras todos duermen,
yo voy, decidido,
                          avanzo
            tranquilo,
      prontos los sentidos.
Y busco
           ese punto en los contornos
en donde todos los senderos convergen.
Y ando
          y vuelvo a donde empecé a andar
y veo los sueños de todos
                                     quietos.
       Y quiero empujarlos.
Y creo que puedo.
Mi espalda es ancha, mis manos
grandes
y mi sangre hierve.

De a ratos,
me pierdo en algún que otro letargo,
                indistinto,
                              arbitrario.
Y voy, también,
un poco más liviano,
recorro distancias más improbables,
dejando
la huella de mis pies en
                                  libros de arena;
                      rumores
         de pensamientos
                           que se ahogan
                 en el vacío;
                  diseñando,
construyendo
las casas de cartas que habito
durante el día.

Luego,
cuando todos despiertan,
           bostezan
y salen al mundo, a buscar
           algo
para comer,
para coger.
                Y patalean
           porque comen mal
o cogen mal…
… Y mienten, se engañan
        y se olvidan,
a mí me da sueño.


3 comentarios:

  1. muy bueno! luego vuelvo para ver el video, con más tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, y capta muy bien, con belleza, tanto un estado mental como una hora de la noche, cuando esta ya está en retirada y su reinado termina.

    ResponderEliminar
  3. ¡Muchas gracias, Julieta, Luis! El video (o la canción) no está relacionado al poema más que por el nombre... Sin embargo, me pareció una buena excusa para subir esa preciosa canción. ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar