jueves, 15 de mayo de 2014

Microrrelato 3

Con este microrrelato culmino la trilogía que se complementa con los dos anteriormente publicados: Crecer, Amar, Envejecer (respectivamente, en orden de aparición).

A la hora más oscura de la noche


  Solo ceniza había entre sus manos. Se le escurría entre estas, invadía el aire a su alrededor, se impregnaba en sus pulmones. Memorias de instantes, las pequeñas cosas, la búsqueda de una felicidad o alguna certeza. Ya nada importaba. Ya no recordaba. Los libros en su biblioteca, el sabor de todos los labios que lo habían besado, las palabras alguna vez escritas. Ya no había memoria. Ni cuerpo, ni pensamiento. Solo ceniza. Y ya no estaba entre sus manos: era sus manos. Todo su ser, ceniza. Y la brisa que soplaba, despedazándolo en una infinidad de partículas de energía consumida.















Naturaleza Muerta de Giorgiode Chirico.

4 comentarios:

  1. Particular y hermosa manera de escribir y describir el final de la vida.....

    ResponderEliminar
  2. ¡Tremendo! Bonita manera de expresar lo que tanto nos asusta: el final significa perdernos en el vacío y olvidar... :-(.

    ResponderEliminar
  3. Juli, Betty, Marsar... ¡Muchas gracias a las tres por todos los comentarios! :) Es realmente muy lindo que se hayan tomado el tiempo para dejar su impresión en el blog y leer las palabras que han escrito... ¡una alegría! ¡Gracias! :) ¡Besos!

    ResponderEliminar