lunes, 26 de enero de 2015

Fin del mundo




















  El clima está raro, la gente 
  está rara también. 
  Los chicos se divierten entre mundos de arena, con juegos que ya no podemos descifrar. Juguemos nosotros también, vos y yo. Yo quiero ser el esposo, mi amor, como casi siempre. Ese esposo al que amás y al que le tenés un poco de miedo también. Vos podés ser el fin del mundo, como siempre, y el principio también.
  Todos se encierran adentro de sus casas, esperando un impacto, algo 
  extraordinario. Algunos 
  sienten una esperanza pálida e ingenua. Otros desean que todo estalle de una vez.
  ¡Vámonos! Vámonos de acá, mi amor. La nieve desapareció; el sol hoy nos quema. El cielo está ultravioleta. Mañana vamos a pasear, vamos a bailar bajo la lluvia ácida, preciosa. Vamos. 
  ¿Sabés, mi amor? El tiempo está loco, la gente 
  está loca también.

El cuadro pertenece a James Mcneill Whistler. Se titula Nocturne in black and gold, the falling rocket.