sábado, 31 de mayo de 2014

String of pearls

Un collar de perlas (David Anthony Pirner)




1. Ella juega con                                                           2. Y mientras persigue
las perlas                                                                      las perlas,
de su collar en la esquina;                                             un coche dobla en la esquina;
en la calle, la luz                                                           se detienen, sus ojos
refleja en el agua                                                          el pánico impacta en
la luz.                                                                           en los ojos
Y se rompe, el collar                                                     del conductor, que desespera
y las perlas caen y salpican                                            y acelera hacia la sala
y rebotan                                                                      de partos,
y ruedan,                                                                      y su esposa
por la calle mojada.                                                      se sale de sus entrañas.

3. Y la fuente se rompe; nacen gemelos siameses,         4. Y él lleva sus manos a sus cabezas, se dice:
que crecerán para ser                                                   "no pierdas las cabezas;
el primer presidente con                                               tal vez llegues a ser un gran presidente,
dos cabezas...                                                              y quién sabe...
... es mejor que una sola.                                             ... digno como persona".

5. Entonces firma                                                         6. Y este barre
y asume                                                                       y esconde
el gobierno y las culpas                                                 todo bajo la alfombra
de los presentes; su vergüenza,                                     y después se va a su casa,
o la falta de esta.                                                         abraza a sus hijos;
Y ellos conciertan                                                          pero su esposa
y se van                                                                       no está,
y luego entra un hombre                                                ella le dejó una carta:
con una escoba                                                             "todo estaría
y un cuchillo                                                                 mejor, si
y sangre en sus manos.                                                 no me hubieras conocido".

7. Y ahora ella toma un tren                                          8. Y en la gresca, ellas caen
para ir al funeral de su amante,                                     donde descansa el esqueleto
quien murió en un baño,                                                y el cura, en su oficio,
su cabeza                                                                     indignado,
golpeó el mingitorio;                                                     se retira, porque
y cuando ellos se conocieron,                                         la muerte, vaya y pase,
pudo sentirlo,                                                               pero las mujeres lo ponen tenso;
algo sabía su carne.                                                      sube a su coche,
Y la viuda, ella está ahí                                                 acelera y
y todo resulta                                                               se aleja,
un poco tragicómico.                                                    doblando en una esquina.

9. Entonces algo
en la calle
se refleja en sus ojos.
Se baja del coche,
se acerca
y coge una perla
de un charco
y no sabe
bien qué pensar…
… entonces la lleva a su casa
y empieza a lavarla.
Y le regala
la perla
a la hermana Teresa,
quien no pudo
aceptarla
y se la entregó a Lisa,
una joven
prostituta
a quien le faltaba una perla
del collar que se
le rompió
ayer, tarde…
… cuando amanecía.











miércoles, 28 de mayo de 2014

Hasta dónde vas a llegar hoy...

  Ella se despierta, se baña, se viste y, mientras se prepara un café, intenta recordar el título de una canción que hace mucho tiempo solía gustarle: “¿Hasta dónde querés llegar hoy?”. Se ríe, le causa gracia. Se sienta a tomar el café y se lo pregunta a sí misma también. Se le olvida. Sale a la calle. Ve a la gente pasar, y pasa ella también. Se toma el subte y el mundo, las personas, todas se cierran sobre ella y la envuelven. Los pensamientos, las sensaciones, los ánimos de todos aquellos individuos, sus locuras, sus obsesiones, su sangre, la penetran, la hacen estremecerse. ¿En dónde encaja ella en todo eso? Sube la escalera para salir de vuelta a la calle. Hay un viejo ahí, en el descanso, apoyando el peso de su cuerpo en el barandal, flácido, con la mirada de alguien que ya vivió más de lo que quisiera haber vivido. Todos los días sube esas escaleras, el viejo. Todos los días se le hace un poco más difícil. Todos los días ella lo ve en el mismo lugar, suspirando. El viejo murmura algo entonces, casi recitando: “Ya está amenazando, el sol de las nueve. Quizás hoy vaya bien y me sonría la suerte. Un escalón, un paso; luego otro paso; si todo sale bien, después viene la muerte”. A ella no le angustia o entristece; de hecho, la rima le resulta algo divertida. Sale a la calle y se encuentra frente a un cementerio. Tiene que caminar unas cuadras y tomarse un colectivo, que la deja cerca de otro cementerio. Y, a esa altura de su día, ya no se pregunta hasta dónde va a llegar. “Está bien”, dice y se sonríe: “Nadie puede llegar más lejos”.

La pintura se titula Reptiles. Pertenece a M. C. Escher.