jueves, 1 de mayo de 2014

Microrrelato 1

La morbosidad de trascurrir


  Nos lamentamos, hipócritas, de no haberlo visto venir. Lo aceptamos como algo natural, como el devenir de las cosas; caímos en la trampa. Ansiábamos descubrir ese secreto, las figuras que habitan entre los blancos que dibujan las figuras. Pensamos que reiríamos luego. Y ahora que hicimos nuestro todo aquello que añorábamos, también es nuestro el miedo, el terror. La angustia y la desolación; la soledad. Lo efímero, lo fútil, de revelarnos ante la propia conciencia. Y, en realidad, lo vimos venir y, de todas formas, lo quisimos. Hace tiempo, cuando todo eran fábulas, no deberíamos haber dejado jamás de desconfiar.

























La pintura titulada Saturno devorando a uno de sus niños pertenece a Francisco de Goya.

4 comentarios:

  1. excelente! y la pintura es terrible...

    ResponderEliminar
  2. Pasa el tiempo inexorable! y aprendemos a vivir cuando es tarde para hacerlo. Bravo!

    ResponderEliminar
  3. Genial el microrrelato, es muy intenso y da para pensar un buen rato...

    Me quedo con esta frase, que me ha encantado: "Y ahora que hicimos nuestro todo aquello que añorábamos, también es nuestro el miedo, el terror."

    Y la pintura de mi paisano..., ¡impresionante!

    ResponderEliminar
  4. Marsar, Miguel Ángel, Juli... ¡gracias! :) Me alegro que les haya gustado tanto el relato como la pintura, que realmente es terrible... hay algo de eso en la vida también, algo de terrible y algo de mágico... ¡Un gran saludo a los tres!

    ResponderEliminar