viernes, 25 de abril de 2014

66 consejos rápidos para mantener la cordura

Despiértese de buen humor.
Haga un poco de fiaca.
Aséese.
Haga ejercicio (antes de asearse, claro).
Preocúpese por su bienestar físico.
Piense en las cosas que realmente le importan.
Que no se le pierdan vista.
Haga una lista, si es que eso ayuda.
No pierda esa lista.
No se pierda.
Sostenga ese buen humor.
No tiene por qué sonreír todo el tiempo.
A las personas, en general, no les cae bien eso.
No se angustie por cosas que no lo ameritan.
Casi nada en la vida amerita angustiarse. Todo pasa.
No discuta.
Exprésese bien, con claridad.
Pero coherente, pertinente. No querrá
que todos piensen que tiene agua en el cerebro
o pelos adentro de la cabeza.
Solo está loco quien no comete locuras.
Confíe en las personas.
No tanto,
no hay nada virtuoso en la ingenuidad.
Haga de su buen humor un hábito sano.
Haga algo por alguien.
Asegúrese de hacerlo por alguien que muestre agradecimiento.
No pase facturas.
Nadie le obligó a nada.
Crea en algo.
Algunas creencias pueden sabotear la vida social o financiera.
No siempre es bueno
hacer lo primero que se pase por la cabeza;
sepa administrar su dinero, sus decisiones y sus conocimientos.
Haga un poco más de ejercicio.
Elongue.
No contamine. No se contamine.
Lea. Escuche música. Pinte.
Exteriorícese.
Interiorícese, también.
Siga sosteniendo ese buen humor.
Expanda sus gustos: en toda expresión hay algo positivo.
Hago de eso también un hábito sano.
Cultive su interior.
Esto no es una apología a las drogas.
No se disperse.
No está mal, de todas maneras, probar alguna droga
aunque sea una vez en la vida.
Una vez, no sea idiota.
No sea idiota.
No se deje tomar por idiota.
Manténgase pendiente de las personas que
le importan y que le rodean.
No se acostumbre a depender de ellos.
Todos tenemos problemas.
Comuníquese con el otro. Hable.
Escuche.
Desarrolle algún talento.
Aprenda.
Enseñe.
Con creatividad.
No deje que se menoscabe ese buen humor.
Mesúrese: ningún exceso es saludable.
Cómprese algo que le guste.
No pague de más.
Sí, pague sus deudas.
Quiérase.
Hágase el amor.
Hágaselo a otra persona (que guste de hacerlo con usted, claro).
Esfuércese por complacer al otro.
Complázcase.
Viaje.
Socialice.
Valore el respeto.
No sea condescendiente.
Duerma bien.
Medite.
Sostenga un poco más ese buen humor.
Nada es cien por ciento seguro. Esto es lo único
completamente seguro.
No se haga de enemigos:
al final, solo acabará pareciéndose a ellos.
Sea feliz.
Inténtelo, por lo menos. Con optimismo, honestamente.
Nada es imposible. Todo es probable.
Beba.
En grandes cantidades.

5 comentarios: