viernes, 8 de agosto de 2014

Para N.

a la mujer perforada,
a la niña
que se siente lejana
quiero regalarle unas palabras,
no como abismos,
sino como las infinitas posibilidades
entre los espacios en blanco
que estas dibujan.
no quiero darle
guerras como rosas
ni rosas que desfloran
en soledades.
quiero darle mis extremidades
como ramas de árboles
para que trepe a la más inalcanzable de sus fantasías.
quiero regalarle una sonrisa
entre dientes
sincera,
con una frambuesa 
como corazón.
una mirada blanca,
de ceniza,
cálida como el recuerdo de la nieve 
en sus mejillas.
quiero regalarle este poema,
un gesto, una caricia
a la niña,
a la loba
para tratar de convencerla
de que los cuerpos no sobran
nada más se transforman.





















La pintura pertenece a Gustav Klimt. 
Esta se titula The beethoven frieze: the longing for happiness finds repose in poetry.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario